Presentación del libro a cuerpo ABIERTO de byron ESPINOZA, publicado por la EUNED Lunes 12 de diciembre a las 19:30 Instituto México De la Agencia Hyundai, 250 metros al sur Entrada gratuita Recital a cargo de: Mónica Hernández Luis Diego Solórzano Silvia Rojas Mariano González Exposición de cinco dibujos del Maestro Fernando Carballo. Conozca aquí más de su libro y lea unos poemas.

 

La palabra (amor) en A cuerpo abierto, de Byron Espinoza

Ofrecer a la palabra el don mágico de dar vida ─de transformar y de generar por sí misma─ es algo que ha caracterizado a los seres humanos. Casi todas las religiones se basan en esa creencia, las mitologías de todo el mundo nos hablan de dioses con la potestad de crear a partir del verbo.

En A cuerpo abierto, Espinoza vuelve sobre esta tradición para enunciar, como ya lo hicieron los mayas: “Dentro de la palabra: todo, fuera de la palabra: nada”, y es la palabra la que define no solo el amor, sino también a la amada. Igual que en la obra cumbre de la literatura española, El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha, en este poemario tanto el amor, como quien lo despierta, son sujetos del relato. La palabra permite edificar un universo amatorio: un amado, una amante y unas circunstancias que rodean y definen las posibilidades de que ese amor sea consumado o no lo sea.

Los seres humanos como sujetos culturales nos damos cuenta de que el amor es también un discurso y por tanto es sensible al contexto. En este libro, el autor construye un espacio donde la poesía es sexuada y sensual, o bien, elabora una metáfora donde la amada es un discurso, un puñado de letras y renglones a quien debe dar forma, y se entrega a ella en un intento desesperado por articular el poema. Espinoza enuncia una poética que como el anillo de Moebius se muerde la cola cuando plantea: la poesía existe para definir el amor y el amor existe para definir la poesía.

En este poemario, versos como “Los poemas serán números”, “Mujer”, “Son tantos arbustos de luz”, “Para vos”, “Si algún día me miras”, “Qué puedo hoy”, “Milagrosa” y “Desde antes de mi existencia” son auténticas poéticas donde el hablante crea a su amada, a veces con carne, otras veces con papel. La amada se refleja en la poesía que en una constante metáfora se ve sexuada, pero quizás la amada es una mujer metaforizada entre renglones y tintas. Lo cierto es que es difícil distinguirlo, porque poesía y mujer en este libro son categorías idénticas. La palabra es su corazón y el poeta es quien anima (en la acepción de dar vida) a ambas.

El poema “Venís desnuda” es, en este sentido, una epifanía:

Ahora lo veo claro:

tu clítoris

continuidad de mi lengua. (p. 47)

El clítoris representa o puede representar una metáfora de la poesía, es decir, “mi lengua” continúa en el poema, pero el clítoris también puede ser un clítoris, ese umbral del cuerpo femenino que conduce al placer y que al poeta le sirve de inspiración, por tanto es una continuación de la lengua, pero de esta como un lenguaje posible. La lengua se mostraría entonces como el instrumento que permite articular los discursos y crear el mundo, el amor, la amada y la palabra, y es en esta última donde todo adquiere sentido, donde el universo se organiza y el amor surge como un vocablo, una luz, una mujer (o muchas, o todas), pero, esencialmente, surge como un poema, como la materia prima que justifica e instaura el orden de este universo que se presenta a cuerpo abierto: la poesía.

Selene Fallas

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En A cuerpo abierto, Byron Espinoza nos ofrece un poemario fervorosamente construido alrededor del placer amoroso y de la implacable nostalgia que produce su ausencia. A partir de objetos cotidianos construye imágenes arriesgadas, a veces desconcertantes, que renuevan la eterna maravilla de los cuerpos, al amalgamar animalidad y ternura con un lenguaje entre cándido y feroz. Distanciándose de una postura convencional y en íntima armonía con su ser femenino, el varón no tiende a avasallar en las lides de la carne, sino que se entrega y fusiona con la mujer amada, divinizada por la distancia: “Exquisito conglomerado de galaxias y sabores: / tu vagina / eterno alimento que me embriaga. // Ahora lo veo claro: / tu clítoris / continuidad de mi lengua” (p. 47). Estamos ante un libro intenso en el cual el autor explora sin pudor –más allá de la desnudez de los cuerpos– la vulnerable desnudez de su propia alma.

Ana Istarú

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Poemas: 

A fuerza de arrancar mis ojos

y arrojarlos

al herrumbrado sinfín de los recuerdos

pongo

mi carne en tu carne en las carnes

para buscar

repetir la historia.

 

...............................................

 

Presente

en la invención de tus aguas

como uno más

de los minotauros que te habitan

recorro tus espejos

hasta herir

de nostalgia mis raíces

y estiro las manos

para buscar la purificación

que me arbusteás

en cada soplido.

Presente en la renovación

de tu mirada

reconstruyo

mis castillos en el viento

y arrincono

hasta vos

la sed

que te libera.

Presente

en la creación de tus galaxias

finalmente

me sumerjo.

logo

Nuestro Catálogo
imagencarrito

square facebook 128 square twitter 128

JSN Epic template designed by JoomlaShine.com