El martes 6 de diciembre a las 7 pm  se presenta el libro "El juego del duende" de Anabelle Madden publicado por la EUNED, en el Instituto de México. Los Yoses, San Pedro.  Conoza más sobre el libro y su autora y ojala pueda asistir ese día: 

Hablar sobre duendes, es hablar de la cultura popular, de la magia del campo y de la curiosidad de nuestra niñez.

Los cuentos relatados en este libro fueron escritos con ese barniz de colores que nos regala el folklore de diferentes países. Como los duendes están por todos lados, estas historias nos presentan extraordinarios personajes, a veces escondido entre los animales y otros seres fantásticos. El libro atesora diez cuentos que se pasean por diferentes lugares y su entorno es el paisaje y ambiente de Costa Rica, Venezuela y otras culturas. Los duendes llegaron de los países nórdicos y se quedaron muy a gusto con nosotros, adaptándose al imaginario de los pueblos.

Del Piamonte llegó la abuela italiana quien le contaba a sus nietos las historias de Bejamino, un ser extraordinario que se paseaba por los viñedos, le gustaban los pozos de agua clara y vivía en cuevas cercanas al mar.

Dicen que de Sicilia no sólo venían personas en los barcos. Venían también extraños seres como el Mamucca, un duende aventurero que llegó de esa isla.

¿Quién no recuerda la historia del “Duende del bacín”? Los campesinos en Costa Rica cuentan muchas anécdotas, y coinciden en que los duendes son unos chiquitos barbudos, con orejas puntiagudas como la de los perros y que sus huellas en los playones del Río Virilla, se parecen a las pisadas de las aves. Acostumbran salir por las noches y pierden a los niños, pero no les hacen daño;

Luego aparecen en el antiguo Egipto. En los asentamientos indígenas , en cuevas oscuras y hasta en el reflejo de las lagunas.

Los emigrantes traían nostalgias y alegrías. Amores, paisajes y el calor de su hogar. Traían los rezos, los santos, los rostros amados. Los acompañaban su música y sus poesías y con ellos sus duendes. Estas historias me las han contado al oído, susurrando en mis orejas, haciéndome cosquillitas con sus ocurrencias, pues ellos saben mucho, no en balde han vivido en diferentes épocas. Además predicen que cuando contamos historias, lo más importante de todo, es que así mantenemos a las personas queridas en nuestro corazón.

Fragmento del libro: 

Cuando éramos niños oíamos hablar de hadas y duendes, de brujas y otros seres mágicos, y cómo nos gustaba. Seguimos ahora con un enlace misterioso entre lugares verdaderos y seres fantásticos de los bosques, sensibles a la luz, que buscan vivir en cavernas y cuevas y en algunas casas campestres. Esa gente pequeña que está en la Tierra desde los albores de la civilización. Los duendes que llegaron de todas partes, con su carga preciosa de historias. Un regalo de fantasía para esos niños de hoy, inteligentes y curiosos. Espero que reciban con agrado este seductor libro antiguo, ilustrado con el pincel sorprendente de Corina Alvaréz Loeblic. Desfilan por el pergamino personajes llenos de ingenio y astucia, más que de hechizos; porque hay que tener en cuenta que estos seres conocen como nadie el corazón de los niños.

 

Por eso queridos amigos, no permitan que nadie les diga que ya no hay nada capaz de despertar la ilusión y que la fantasía es una cosa inútil, porque sin ilusión y fantasía no existiría la vida. Ponga un duende en su vida. Como dice el poeta García Lorca: Este "poder misterioso que todos sienten y que ningún filósofo explica". Analizando su trabajo, llegamos a la conclusión: “El ángel guía y regala, defiende, evita y previene”, logra detallar cualidades, como pasos sigilosos, hasta llegar “al ángel deslumbra”. Por su parte, la musa despierta la inteligencia, trae paisajes, recuerdos, amores, libros. Aunque también indica que la inteligencia es enemiga de la poesía. Aquí juega un papel primordial, la espontaneidad sincera. Por lo que el ángel da luces, la musa regala formas, pero son sensaciones que vienen de afuera. “En cambio, el duende hay que despertarlo en las últimas habitaciones de la sangre”. Es decir, está escondido en lo más íntimo de nuestro ser. Tal vez, baila con nuestro espíritu.

Fragmentos

Sus ojos, rarísimos ojos. El izquierdo de color celeste y el derecho amarillo, lo hacían lucir diferente, parecía que nos miraba desde dos dimensiones opuestas. Ojos extraños que el faraón amaba. Fulgurantes estrellas desiguales que se achicaban cuando observaba los esclavos, en pleno sol, levantando con paciencia ancestral, por no decir obligados, la próxima tumba de su amo.

. Mientras su abuelo se internaba en el bosque, las piedrecitas de cuarzo y de jaspe, que llevaba consigo, comenzaron a cantar con voz de cristal. Era el amuleto donde habitan los Mawaritón, espíritus de protección, dándole energía. El viejo se internó en la noche oscura, llena de ojillos y sonidos ocultos.

La historia relata que Yarikú nieta de un anciano piasán, cacique jefe de un caserío cercano a los tepuyes, allá por la Gran Sabana, tenía la misión de elaborar túnicas de algodón, sombreros y los famosos karmi para los viajeros.

Kikimora goza de su casa abandonada; oculta sus tesoros entre los libros, también abandonados, que ella ha desempolvado y ordenado con la ayuda de Naomo. Se siente muy feliz. A las doce de la noche silba con alegría, mientras lee sus cuentos de duendes, los conjuros y su voz se va con el viento y los pájaros repiten sus historias.

Todo comenzó cuando don Felipe, aconsejado por la bruja del pueblo, decidió buscar los tesoros que esconden los duendes debajo de las casas.

Don Felipe, mi abuelo, abría los ojos, así inmensos, detrás de sus anteojos. Entusiasmado se frotaba las manos, imaginando los tesoros que había debajo del piso de su vieja casa, preguntó:

Dime Bruja, ¿Cómo hago para comunicarme con ellos?

Biografía

Acerca de Anabelle

Anabelle Madden de Ciardiello (San José, Costa Rica). Residente en Venezuela desde hace muchos años. Desea unir, por medio de la literatura infantil y juvenil a Latinoamérica, buscando sus tesoros en cada cultura, rindiendo homenajes a las etnias indígenas. Investiga aspectos ecológicos y problemas que atañen a los espacios naturales de nuestro país. Licenciada en Educación, especialista en dificultades de aprendizaje y Psicopedagoga, con un diplomado en Escritura Creativa. Tallerista del Celarg y Casa de las Letras Andrés Bello, Monte Ávila Editores- Sus libros publicados: Costa Rica, tierra de ensueño (EUNED, 2004), Venezuela, tierra de mágico encanto, (colección de tres libros: I. Para los más pequeños, II. Hacia una conciencia ecológica y III. Tepuyes, moradas de los dioses) (IPASME, 2005), estos cuentos han sido dramatizados por Radio Nacional. Hombres diferentes (Colección Caminos del Sur para jóvenes, Fundación El Perro y la Rana, 2006), Onda ecológica I. Creciendo con amor a la naturaleza y Onda Ecológica II En nuestras manos está el futuro.FILVEN 2009. (Colección Pensamiento Pedagógico Fundación el Perro y la Rana, 2009), Sapos y Ratones, cuentos a montones (IPASME, 2010), Te regalo una montaña (EUNED, 2010), y Encanto de Brujas, (EUNED 2013). Costa Rica. El tren del circo fantástico, EUNED 2014, y el libro A,E,I,O,U, quiero ser como tú. EUNED 2015. Presentados en la Feria Internacional del Libro, FILCEN 2015, San José Costa Rica. Diente pendiente, Fundación El Perro y la Rana, FILVEN 2015. Asimismo, ha participado en las antologías Voces Nuevas (Taller de Escritura Creativa, Fundación CELARG 2005-2006) PublicArte en antologías: La Voz de la Ciudad, Sueños al borde de la montaña y Santa Rosalía de Palermo, 2012, 2013, 2014, respectivamente. 2016 gana una Mención en el Certamen de Literatura Infantil Orlando Araujo, de la Casa Andrés Bello en Caracas. Y ahora nos presenta en Costa Rica, el Juego del duende, editado por EUNED.

 

logo

Nuestro Catálogo
imagencarrito

square facebook 128 square twitter 128

JSN Epic template designed by JoomlaShine.com